Ya han transcurrido seis meses desde que me incorporé al despacho Ceca Magan Abogados, y el balance no puede ser más satisfactorio. Lo que más me ha impresionado del despacho han sido los compañeros. La acogida a los “nuevos” que nos hemos incorporado en la oficina de Barcelona ha sido impresionante. Desde aquí quiero agradecer a todo el equipo de Ceca Magan el cariño y apoyo recibido.

He trabajado en cinco despachos de abogados durante mi carrera profesional, pero sin duda es en Ceca Magan, en el que más a gusto me he sentido. Y la “culpa” la tiene el excelente ambiente de trabajo en el despacho. Si a esto, le sumamos la gestión profesionalizada del despacho, consigues que los profesionales se sientan valorados y motivados en su día a día.

En mi opinión, son muchos los motivos por los que Ceca Magan crece y está haciendo bien las cosas. Pero voy a destacar dos de esos motivos. En primer lugar, el despacho se preocupa por el bienestar de sus profesionales. Todos los esfuerzos y recursos de un despacho para mejorar el ambiente de trabajo, tiene como consecuencia el mejor de los retornos posibles.  Y en segundo lugar, la gestión profesionalizada del despacho. Ambos ingredientes, sumado a la innovación continua y el empeño de querer mejorar constantemente, provoca que los abogados se sientan partícipes de la visión del despacho.

En Ceca Magan hemos creado un equipo de abogados especializados en nuevas tecnologías y startups capaz de dar soporte a cualquier compañía en Madrid y Barcelona. El reto desde Barcelona, la oficina en la que me encuentro, es la de situar a Ceca Magan en el despacho de abogados más especializado en nuevas tecnologías y startups de la ciudad.

¿Cómo lo vamos a conseguir?

Con los tres ingredientes que antes he comentado. Abogados alienados con la misión y visión del despacho, la profesionalización de la gestión y la innovación continua como pilares de crecimiento.

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*