Todo abogado de startups en Madrid sabe que este tipo de negocio requiere de asesoría jurídica desde el momento previo a su despegue. La asistencia jurídica adecuada puede suponer la diferencia entre un proyecto exitoso o un fracaso empresarial.

Sin embargo, toda startup tiene ciertos reparos a la hora de contratar a sus asesores jurídicos. En primer lugar porque supone una inversión. Y, principalmente, porque quien presta servicios jurídicos para startups debe tener conocimientos muy actualizados y ser muy sensible a los cambios del mercado.

Por eso algunos abogados nos especializamos en startups, compañías innovadoras y métodos de financiación alternativos. Dominar estos tres pilares es capital para ser capaces de asesorar a las compañías del futuro.

Las particularidades jurídicas de una startup en Madrid

Las startups en Madrid acumulan cinco años de constante crecimiento. Aunque las cifras todavía sitúan la capital a la zaga de Barcelona, se calcula que este sector recibió inversiones por valor de unos 342 millones de euros en 2018.

Con más de 1.235 startups en funcionamiento, estos negocios deben ser ágiles y efectivos en su implantación y crecimiento. El hecho de que el sector no sea tan potente como en otras capitales (en Londres hay más de 54.000 startups activas, y en Berlín superan las 58.750) representa una oportunidad de negocio para inversores y emprendedores.

Sin embargo, estos proyectos no funcionan como una empresa al uso. Por eso, el especialista que asesore y preste servicios jurídicos para startups debe ser conocedor de sus particularidades económicas y legales.

1. El desarrollo de las startups en Madrid

La evolución de una startup en Madrid suele medirse en cinco fases:

  • Fase Seed. Durante esta etapa, la startup se diseña y desarrolla. Es fundamental que el proyecto obtenga financiación y se dote de una estructura jurídica sólida pero a la vez flexible. Por eso son necesarios abogados que especialicen sus servicios jurídicos para startups. Así, deben dominar el derecho societario y las vías alternativas de financiación. A la vez, deben adaptar sus presupuestos a las capacidades de la empresa.
  • Early Stage. Validado el producto y obtenidas las primeras métricas y resultados, las startups de Madrid optimizan su operativa. Necesitan asesores que aporten una perspectiva comercial y que dominen la legislación publicitaria. Además, deben adaptar su estrategia de financiación. También es necesario un dominio del derecho civil y mercantil para entablar las primeras alianzas estratégicas.
  • Fase Growth. Durante la fase growth se intenta estabilizar el crecimiento del proyecto. Así, es importante que el proyecto desarrolle su propio flujo de caja, aunque le pueda seguir interesando obtener financiación externa mediante rondas de financiación. Por tanto, se pondrá en juego el dominio del derecho mercantil del abogado que preste servicios jurídicos para startups. Resultará crucial el asesoramiento en materia de nuevas tecnologías y capital riesgo.
  • Fase de Expansión. La fase de expansión se caracteriza por la apertura de nuevos mercados. En esta fase es importante que las startups de Madrid cuenten con un asesor jurídico que domine el derecho comunitario e internacional.
  • Exit. Aunque no todas las startups tienden a esta fase, la salida consiste en la venta del proyecto. En este caso será determinante controlar las fusiones y adquisiciones de empresas.

2. La financiación de una startup en Madrid

Las startups de Madrid suelen recurrir a vías de financiación no convencionales. Aunque durante sus primeros pasos puede financiarse mediante ahorros y las conocidas “3 F’s” (Family, Friends and Fools”), es fundamental que el proyecto tenga acceso a vías más estables y solventes. Entre ellas destacan:

  • ICO. Un abogado que preste servicios jurídicos para startups debe saber cómo hacer una oferta inicial de criptodivisas o tokens. Para que la emisión tenga éxito debe generarse un buen marco jurídico y operativo.
  • Crowdfunding y crowdlening. Son dos vías de inversión interesantes para la startup. Se basan en el mecenazgo o el préstamo colectivo, respectivamente. También existe la variante del “equity crowdfunding”, que convierte a los inversores en parte del proyecto.
  • Socios estratégicos. Se trata de inversores que ayudarán a crecer tu proyecto. Sin embargo, esta vía de financiación reduce tu control sobre la startup. Por eso, muchos emprendedores de Madrid optan por recurrir a sistemas como las phantom shares.
  • Incubadoras y aceleradoras. Se trata de organizaciones que ofrecen recursos financieros y asesoramiento a las startups de Madrid. Actualmente operan más de 25 venture builders especializadas en la capital, por lo que es importante conocer sus ventajas e inconvenientes.
  • Venture capital. El capital riesgo es una fuente de financiación privada, en la que el inversor ofrece capital a una empresa no cotizada con la esperanza de obtener réditos. Aquí se enmarcan los llamados “Business Angels”, y es una buena forma de obtener fondos para las startups de Madrid que todavía están en fase de crecimiento.
  • Financiación pública, ayudas y subvenciones. Es otra fuente de financiación clásica para empresas y otros proyectos. El problema es que puede introducir ciertos requisitos en tu startup, por lo que conviene estudiar cada ayuda detenidamente.

3. El sector startup en Madrid

El sector de las startups en Madrid se caracteriza por ofrecer soluciones innovadoras y hacer un uso intensivo de las herramientas tecnológicas y el capital intangible. De modo que cualquier proyecto en la capital debe contar con asesoría especializada en propiedad industrial e intelectual. Así, algunas de las áreas donde destacan los emprendedores madrileños son:

  • Tecnologías de la comunicación, informática e inteligencia artificial.
  • Seguridad digital y protección de datos.
  • Soluciones médicas, farmacéuticas y alimentarias.
  • Nanotecnología, ingeniería y energía sostenible.
  • Aplicación de nuevas tecnologías a sectores tradicionales (biología, legal, finanzas…).

Proteger las marcas, invenciones, innovaciones y elementos inmateriales del proyecto es fundamental para evitar problemas en el mercado. Mercado donde, por cierto, la digitalización y un buen gobierno corporativo están siendo determinantes del éxito de estos proyectos.

De modo que un abogado que se especialice en servicios jurídicos para startups dista mucho del clásico abogado empresarial. Ya no se trata de ayudar a la empresa con sus necesidades fiscales y laborales (cuestiones que puede hacer un gestor), sino de acompañarla en el desarrollo de su producto, su estructura y el propio proyecto.

Conclusión: el abogado es un aliado de tu startup en Madrid

En definitiva, un abogado que preste servicios jurídicos para startups de Madrid es el mejor aliado de estos proyectos en la capital. Puede conducir a la compañía desde sus primeras etapas, desarrollando un “mínimo legal viable” y adaptando la startup a medida que cambian sus necesidades.

Los costes de inversión en estos profesionales tienen un gran retorno. Además, al adaptarse a cada fase del proceso, es fácil que tu startup pueda mantenerse optimizada a un precio sostenible.

Pero un buen abogado especializado en servicios jurídicos para startups en Madrid debe tener ciertos conocimientos. Además, debe saber hablar en el mismo idioma que las startups a las que asesora. De modo que, si necesitas un perfil adaptado a las nuevas necesidades del mercado, no tienes más que contactar conmigo.

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*