El sector jurídico no siempre es tan cercano a la sociedad como debiera. Esto hace que muchas personas (físicas y jurídicas) que se podrían beneficiar de la ayuda de un abogado concursal en Barcelona terminen por no acudir a él.

De modo que en este artículo intentaremos explicar cómo trabajamos los abogados en la ciudad condal, con el objetivo de mostrarte de qué modo podemos ayudarte a defender tus intereses.

Las ventajas de contar con un abogado concursal en Barcelona

Leíamos hace pocos días, en el Diario Información, que la ley de segunda oportunidad estaba recibiendo menos recurrentes por su excesiva burocracia. Decidimos explorar el asunto y vimos que el elemento que realmente se estaba criticando era la duración del proceso.

Como señaló Mateo Juan Gómez en Abogacía Española a mediados de este año, la evolución de este proceso ha sido notable, pero sigue teniendo pendiente una agilización del procedimiento, que haga más eficiente el acuerdo extrajudicial de pagos y no prolongue innecesariamente el proceso.

Precisamente enfrentarse a un proceso cambiante, todavía imperfecto, pero muy beneficioso para el deudor insolvente, requiere cierta pericia. Por eso, el abogado concursal de Barcelona que ya se ha enfrentado a esta clase de procesos permitirá:

  • Agilizar los trámites.
  • Incrementar las garantías de éxito de la negociación y el procedimiento.
  • Mejorar la información a la que tengas acceso a lo largo de la tramitación.

En definitiva, un letrado con experiencia es el complemento idóneo a un proceso colmado de beneficios pero que conserva, de momento, algunas asperezas.

Lo mismo resulta aplicable a los concursos de acreedores “tradicionales”. Aunque se trate de procesos generalmente más complejos, para los abogados concursales son el pan de cada día.

De modo que conocemos tus necesidades y tu situación actual. Y, lo que es más importante, disponemos de herramientas para desbloquear negociaciones y lograr la máxima efectividad de las herramientas concursales y de segunda oportunidad.

Los campos de trabajo del abogado concursal de Barcelona

Actualmente, los abogados concursales de Barcelona trabajamos fundamentalmente en dos campos:

  • Concursos de acreedores que afectan a autónomos y particulares.
  • Y concursos de acreedores que afectan a sociedades mercantiles.

Ambos procesos tienen un régimen de funcionamiento propio. Aunque sus principios sean similares, no se tramitan del mismo modo ni presentan las mismas dificultades.

Por eso es importante que antes de entrar a renegociar tu deuda o de declarar tu insolvencia estés bien asesorado. Disponer de la asistencia de un profesional especializado en negociaciones y procesos concursales será tu mejor herramienta para librarte de tus deudas.

Recuerda que el procedimiento concursal suele ser complejo. En primer lugar hay que evaluar las masas activa y pasiva. Es decir, solo desde un estudio de tu patrimonio, tu capacidad económica y el alcance y tipología de tus deudas se puede trazar un plan de acción efectivo.

Esto implica poner en juego habilidades que alcanzan desde la tasación hasta la planificación financiera. Por eso muchos abogados concursales de Barcelona requieren de la colaboración de otros profesionales del sector.

En segundo lugar entran en juego las habilidades de negociación. Sentarse a reestructurar una deuda y a alcanzar acuerdos efectivos es una destreza que se perfecciona con el tiempo y la experiencia.

Por eso, solo cuando se han atravesado con éxito varios procesos concursales se pueden alcanzar las mayores expectativas de lograr un acuerdo satisfactorio. Pero en caso de que las negociaciones estén abocadas al fracaso, todavía queda la posibilidad de defender tus intereses mediante el proceso concursal.

Cómo se tramita una exención de deudas a particulares

La exención de deudas de particulares y autónomos se gestiona a través del mecanismo de segunda oportunidad. Esta herramienta se regula en la Ley 25/2015, de Segunda Oportunidad.

Básicamente permite que el insolvente se libre de sus deudas mediante el beneficio de exoneración. Para ello se requerirá que sea un deudor de buena fe, y dependiendo de los requisitos que cumpla se tramitará su exoneración de uno u otro modo.

  • El deudor puede proponer un plan de pagos con una duración máxima de 5 años. En caso de cumplirlo, las deudas impagables quedarían exoneradas. Para ello es necesario que no se haya recurrido a este mecanismo en los últimos 10 años ni rechazado una oferta de empleo adecuada en los últimos 4 años, además de los requisitos comunes:
    • Que el concurso no haya sido declarado culpable.
    • Ni el deudor tenga antecedentes penales en los últimos 10 años por ciertos delitos socioeconómicos.
    • Y, además, haya intentado celebrar el acuerdo extrajudicial de pagos.
  • Pero el deudor también puede cancelar sus deudas de modo definitivo y automático si, además de cumplir los requisitos comunes a los que nos hemos referido, ha abonado:
    • La totalidad de los créditos contra la masa y privilegiados.
    • Y el 25 % de los ordinarios en caso de que no haya intentado el acuerdo extrajudicial de pagos.
  • Por último, existe la posibilidad de solicitar el beneficio de exoneración discrecionalmente, cuando se ha destinado una porción importante del patrimonio al cumplimiento del plan de pagos y este ha resultado inviable.

Como ves, lo cierto es que el camino a la cancelación de deudas puede alargarse mucho tiempo. Pero si dejas la burocracia en manos de tu abogado concursal en Barcelona no tendrás más que esperar para volver a empezar de cero.

Cómo se tramita el concurso de empresas

El proceso del concurso de empresas se tramita mediante una sucesión de fases. Cada una de ellas comprende unas secciones con objetivos propios.

  • Durante la primera sección se declaran tanto el concurso como las medidas cautelares. Incluye la resolución de la fase común y la conclusión y reapertura del concurso.
    De modo que mientras se tramita, la persona en estado de insolvencia deberá contar con asistencia técnica especializada. Y ello porque se trata de la sección principal del proceso concursal.
  • La segunda sección se circunscribe al régimen de administración concursal. Ten en cuenta que las facultades del concursado se ven afectadas por las decisiones de esta administración.
    Precisamente por ello, se somete a un régimen de responsabilidad que conviene conocer a efectos de hacerla efectiva.
  • La tercera sección se destina al conocimiento de la masa activa, incluyendo la ejecución de acciones de reintegración y de reducción.
    Por tanto, se trata de una etapa donde son necesarios unos conocimientos sólidos en materia de Derecho de obligaciones y concursal.
  • La cuarta sección, por su parte, se encarga de la masa pasiva. Esta debe ser determinada, reconocida, graduada y clasificada para poder determinar su sistema de satisfacción.
    Incluirá juicios declarativos y ejecutivos contra el deudor, por lo que está íntimamente relacionada con la sección tercera.
  • Por último, las cuestiones relativas al convenio y la liquidación se integran en la sección quinta. Se trata de un conjunto de operaciones donde conviene alcanzar un acuerdo, a fin de que la actividad de la empresa no se vea interrumpida.

Pese a que esta presentación haya sido muy esquemática, permitirá entender el amplio número de trámites que conforman el proceso concursal. Por eso, atravesar este procedimiento en los Tribunales catalanes sin la ayuda de un abogado concursal en Barcelona puede resultar completamente inviable.

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*