Cientos de miles de ciudadanos españoles cargan en estos momentos con deudas prácticamente impagables, incluyendo hipotecas, todo ello provocado principalmente por la crisis del coronavirus. Sin embargo, en estos momentos se abre una ventana de oportunidad para las personas que estén pagando una hipoteca y quieran cancelar sus deudas conservando su casa.

¿Es esto posible? Lo cierto es que sí. La Ley de Segunda Oportunidad permite a los particulares y autónomos cancelar todas sus deudas. El problema es que, salvo que concurran ciertos requisitos, el insolvente tendrá que liquidar su patrimonio. Lo que implica perderlo prácticamente todo a cambio de librarse de la deuda restante.

¿Y qué hace que este momento sea especial? Básicamente que en cuestión de meses el mercado inmobiliario va a presentar unas condiciones que facilitarán el cumplimiento de los requisitos para conservar tu vivienda tras acogerte a la segunda oportunidad. Veamos cómo funciona el asunto.

La Ley de Segunda Oportunidad: única vía legal de cancelación de deudas

Acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad es el único modo legal de cancelar deudas. Existen otras vías, pero no son legales sino convencionales. Es decir, dependen de la buena voluntad de tus acreedores.

Hasta que se aprobó la Ley de Segunda Oportunidad en 2015, tus opciones para sobrevivir a una insolvencia eran:

  • Refinanciarte. Mucha gente optó por pedir créditos para cubrir sus deudas exigibles. El problema de esta vía es que, salvo que su situación económica mejorara rápida y considerablemente, lo único que consiguieron fue generar más deudas e intereses.
  • Renegociar o reestructurar las deudas. Esta es una buena solución, y la propia Ley de Segunda Oportunidad se inicia mediante un Acuerdo Extrajudicial de Pagos (AEP). El AEP no es más que una renegociación. Pero en la medida en que los acreedores participan en esta nueva negociación, su éxito y alcance dependerá de la voluntad de tus acreedores.

Sin embargo, la Ley de Segunda Oportunidad puso una nueva y efectiva herramienta en manos de las personas naturales ahogadas en deudas. Siempre que cumplieran los requisitos establecidos en la norma pueden solicitar la cancelación judicial de sus deudas.

El Juez Concursal cancelará estas deudas mediante la concesión el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho (BEPI). Y el BEPI se otorga siempre que se cumplan los requisitos legales.

Lo cual significa que la segunda oportunidad representa una cancelación de deudas objetiva, legal y efectiva.

Los problemas iniciales asociados a la Segunda Oportunidad

Cuando se aprobó esta norma todavía no funcionaba a pleno rendimiento. Presentaba tres límites que afectaban seriamente a quienes se acogían a ella:

  • No cubría las deudas públicas.
  • Tampoco la cancelación de avales.
  • E implicaba la pérdida de la vivienda y otros activos fundamentales.

Afortunadamente, la jurisprudencia ha ido corrigiendo estos extremos. De modo que actualmente podrás cancelar todas tus deudas (incluyendo las públicas), liberar a tus avales de responsabilidad e incluso conservar tu vivienda hipotecada.

Cancelar créditos públicos mediante la Segunda Oportunidad

El AEP no puede afectar a los acreedores públicos como Hacienda y la Seguridad Social. Además, en los primeros tiempos de la Ley de Segunda Oportunidad, estos eran inmunes también al BEPI. De modo que no se podían cancelar las deudas públicas.

Sin embargo, desde la STS n.º 381/2019 no cabe duda de que los créditos públicos se pueden incluir en el plan de pagos, introduciéndose quitas y esperas como ocurre con otros acreedores. De modo que actualmente es fácil cancelar hasta el 75 % de estas deudas.

Liberar a tus avales con la Segunda Oportunidad

La redacción literal de la Ley de Segunda Oportunidad parece indicar que los avalistas no quedan cubiertos por la cancelación de deudas. Aunque la cuestión todavía no es pacífica, empieza a haber pronunciamientos judiciales que permiten librar a los avales de responsabilidad, basándose en el artículo 1847 del Código Civil:

La obligación del fiador se extingue al mismo tiempo que la del deudor, y por las mismas causas que las demás obligaciones”.

Conservar tu vivienda al cancelar tus deudas

De nuevo, cada vez son más los pronunciamientos judiciales que permiten al deudor insolvente conservar la vivienda habitual. Para ello, el Juez atiende a ciertos criterios económicos, que incluyen:

  • Tener la hipoteca al día.
  • Que la casa sea la vivienda habitual del deudor.
  • Y que la parte de la hipoteca pendiente de amortizar esté por encima del valor de mercado.

Tengamos en cuenta que, bajo estas circunstancias, privar al deudor de su vivienda habitual resultaría antieconómico:

  • Por un lado, quedará obligado a pagar un alquiler, lo que empeorará su situación económica y su capacidad de solvencia.
  • Y, por otro lado, al vender la vivienda el banco no amortizará su préstamo, por lo que la venta no habrá tenido sentido.

Si, además, se solicita llevar la hipoteca al día, es por una cuestión de sostenibilidad. Así, de nada serviría meter la hipoteca en un plan de pagos si el deudor no puede pagarla. Hacerlo conduciría a un incumplimiento prácticamente automático del plan de pagos.

Ventana de oportunidad para los hipotecados: por qué cancelar tus deudas ahora

Actualmente, los valores inmobiliarios muestran una tendencia bajista, y con la crisis del Coronavirus, el valor de los inmuebles se va a derrumbar. Esto significa que, en muchos casos, la enajenación de la vivienda habitual del deudor va a resultar insuficiente para amortizar la hipoteca.

De modo que las personas en situación de insolvencia que estén pagando una hipoteca, siempre que la lleven al día, cumplirán todos los requisitos que hemos señalado para mantener su vivienda.

¿Qué significa esto? Básicamente que la Ley de Segunda Oportunidad va a ser tremendamente útil para las personas hipotecadas. Cuando se tramiten sus expedientes, el valor de sus pisos estará por debajo del capital pendiente de su hipoteca.

Al cumplir los tres requisitos el Juzgado les permitirá cancelar sus deudas, pero también conservar su vivienda habitual. De modo que conseguirán cancelar sus deudas sin perder la casa.

Si quieres aprovechar esta oportunidad te recomiendo contactar conmigo. Tras valorar tu situación podré explicarte cómo cancelar todas tus deudas al tiempo que conservas tu casa.

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*