En la entrada de hoy quiero recordar las ventajas del concurso de acreedores express. La crisis sanitaria de la COVID-19 va a traer aparejada una crisis económica y empresarial. Y aunque el Gobierno ya ha tomado cartas en el asunto, conviene que las empresas próximas a la insolvencia conozcan las herramientas que tienen a su alcance.

En este sentido, debo empezar recordando que tanto el texto actual de la Ley Concursal como el que entrará en vigor en septiembre (RDLeg 1/2020) determinan que la solicitud del concurso de acreedores constituye una obligación del deudor próximo a la insolvencia.

Aunque la ley no lo explicite así, no solicitar el concurso de acreedores en el momento en que se sabe que se tendrá dificultades de pago conlleva importantes sanciones. Entre ellas destacan:

  • La posibilidad de que el concurso se califique como culpable. Esto podría suponer consecuencias jurídicas desfavorables, que incluyen desde inhabilitaciones hasta la pérdida de derechos de cobro o la responsabilidad por deudas de la empresa.
  • La responsabilidad de los administradores por las deudas de la empresa.

Por tanto, el ordenamiento jurídico obliga tácitamente al insolvente actual o inminente a solicitar su propio concurso. O, al menos, a iniciar mecanismos de trascendencia concursal como los acuerdos de refinanciación.

¿Qué es el concurso de acreedores express?

Pese a que esta obligación venga de lejos en nuestro ordenamiento, las empresas en situación de insolvencia siguen siendo reacias a solicitar su concurso. En ocasiones esto se debe a las consecuencias que tiene el procedimiento, que puede concluir con la disolución de la sociedad.

Pero cuando el empresario sabe que el proyecto es insalvable también puede deberse a los costes económicos y temporales asociados al procedimiento. Los concursos de acreedores representan en muchos casos un incremento del pasivo y un via crucis para el deudor.

Ante este escenario, la legislación concursal promueve la posibilidad de acogerse al concurso de acreedores express. Este es un procedimiento reservado para los casos tan críticos que se hace previsible la imposibilidad de atender a los propios costes del procedimiento. Su filosofía es básica: ¿por qué someter al deudor a un proceso que ya sabemos que no va a poder pagar?

Las ventajas del concurso de acreedores express

En definitiva, el concurso de acreedores express ofrece una vía de escape privilegiada para las empresas que carecen de activos liquidable y de capital para afrontar el proceso. Pero, ¿cuáles son sus ventajas reales, si es que existen?

Básicamente ofrece a la compañía una vía de disolución y liquidación mucho más rápida, económica y segura. De modo que no tiene sentido no acogerse a esta vía de extinción de la empresa si se cumplen los requisitos para hacerlo.

Una disolución más rápida

Normalmente, el empresario que cumple los requisitos para solicitar esta forma de concurso quiere echar el cierre lo más rápida y económicamente posible. El concurso de acreedores express se caracteriza por permitir que el Juez declare la apertura del concurso y su conclusión por insuficiencia de masa activa en el mismo auto.

Esto implica que, dependiendo de la carga de trabajo del juzgado, el concurso podría estar resuelto en unos dos o tres meses. Y ello gracias a que la mayoría de las fases del proceso ni siquiera tendrán que tramitarse.

En definitiva, la primera de las ventajas del concurso de acreedores express está relacionada con la rápida disolución de la empresa, que se producirá prácticamente en un único acto.

Un proceso más económico

Pero no tramitar las fases corrientes del concurso no solo presenta ventajas a nivel de celeridad. Tengamos en cuenta que una menor intervención profesional en el proceso supone un menor devengo de honorarios.

Esto es particularmente importante si tenemos en cuenta que en esta forma de tramitación no es necesario nombrar administración concursal. En consecuencia, el proceso es más económico porque intervienen menos profesionales y quienes lo hacen no tienen que intervenir ni la cuarta parte del tiempo que si lo hicieran en un concurso ordinario.

Un proceso más seguro

Pero la tramitación de menos fases en el concurso no trae como única consecuencia un menor gasto en profesionales. De hecho, una de las principales ventajas del concurso de acreedores express radica en que no se tramita la fase de calificación.

Durante la fase de calificación se trata de determinar el régimen de responsabilidades concursales. Tanto el empresario como los administradores y terceras personas pueden ser declaradas culpables del estado de insolvencia de la empresa.

Esto puede suponer sanciones consistentes en:

  • Inhabilitación para administrar bienes ajenos o representar a personas de entre 2 y 15 años.
  • Pérdida de créditos contra el concurso.
  • Condena a devolver bienes y derechos obtenidos indebidamente.
  • Obligación de indemnizar bienes y perjuicio.

Al evitar la fase de calificación, el deudor que se acoge al concurso de acreedores express se libra de su eventual responsabilidad concursal. Aunque beneficiarse de este trámite requiere que su culpabilidad no sea evidente, lo cierto es que evitar la fase de calificación puede suponer importantes ventajas para los deudores que hayan sido partícipes en la insolvencia de la empresa o su agravación.

¿Conviene acogerse al concurso de acreedores express?

Como he indicado anteriormente, para acogerse a esta modalidad concursal deben cumplirse ciertos requisitos. Básicamente se trata de que la empresa carezca de recursos que, una vez liquidados, vayan a satisfacer los propios gastos del proceso.

Esto incluye la ausencia de acciones de reintegración, impugnación y responsabilidad de terceros, que eventualmente podrían sanear el estado económico de la sociedad.

Lo más recomendable, siempre que la empresa se encuentre en esta situación, es que se acoja al concurso de acreedores express. Ya hemos visto sus ventajas. Y es que este método, además de evitar la responsabilidad concursal, puede reducir:

  • Tiempos de tramitación: a una cuarta parte.
  • Costes del proceso: a un tercio o incluso un quinto del precio ordinario.

Si necesitas la asesoría de un Abogado especialista en Derecho concursal para solicitar el concurso express, no dudes en contactarme.

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

2 Comments

Inés Leal

Un artículo muy interesante sobre las ventajas del concurso de acreedores en empresas. Sin lugar a duda muy importante a tener en cuenta. Muchísimas gracias.

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*