Los acreedores cada día me recuerdan más a los zombies de la serie «The walking dead». Normalmente los acreedores son muchos, y aunque no los sean, yo los veo por todas partes, como los zombies. Siempre aunque te «cargues» alguno, salen más por todos los lados, como los intereses de los préstamos, se reproducen, crecen hasta que me «comen», como ellos, los zombies.

A veces los deudores reaccionan tarde, y por tanto si no se toman las decisiones adecuadas,  los acreedores embargan  la nómina, las cuentas corrientes, depósitos o alguna finca. Estos embargos, en muchas ocasiones, al ser de cantidades elevadas, desequilibran financieramente a la familia de tal manera que acelera su insolvencia.

¿Qué hago si me ha ocurrido alguna de las situaciones anteriores? ¿qué sucede si me han embargado la nómina, por una cantidad importante que pone en peligro mi situación financiera?

Si el deudor presenta concurso de acreedores de persona física, podrá «levantar» o «cancelar» el embargo y continuar cobrando la nómina en su totalidad, recuperar el dinero retenido en cuenta e incluso alzar un embargo sobre una o varias fincas de las que es propietario.

Los ingresos de la nómina, el dinero en cuentas, los depósitos y las viviendas son Activos y normalmente se trata de las únicas vías de ingresos de la familia en concurso. En sede concursal, los bancos, hacienda y la seguridad social no pueden actuar con su individualismo catastrófico por el simple hecho, que es el juez del concurso quien a partir de la declaración del concurso decide sobre las ejecuciones contra del deudor, y por tanto en » interés del concurso» y de la futura viabilidad del mismo, y es por ello que se procede a cancelar los embargos necesarios para que la familia pueda disponer de mayores ingresos con el fin de obtener un convenio que que se ocupe de «todos» los acreedores.

La cancelación de estos embargos se producen sobre todos los derechos de crédito, por cualquier concepto, por tanto también se pueden levantar embargos de hacienda, seguridad social y por supuesto de los bancos.

Como he citado anteriormente, artículo 8.3º de la Ley Concursal, la jurisdicción del juez del Concurso es «exclusiva y excluyente para toda ejecución frente a bienes y derechos de contenido patrimonial del concursado, cualquiera que sea el órgano que la hubiera ordenado». Por consiguiente, el juez de concurso alzará todos los embargos que afecten a ingresos o activos con posibilidad de vender o de financiar la futura viabilidad del plan de pagos que presente la familia en concurso.

Es importante remarcar, que el juez no lo aprueba de oficio, es el administrador concursal o el abogado del deudor quien tiene que instarlo a través de un escrito de comparecencia y si no hay acuerdo mediante un incidente concursal. Como ya conocemos, las pocas ganas que le echan los administradores concursales en los procedimientos de las familias, es recomendable que sea el abogado del concursado quien inste que se cancelen los embargo.

 

 

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*