El Santander proporcionó la posibilidad de convertir los bonos con anterioridad al 4 de octubre de 2012, fecha límite y obligatoria para dicha conversión. Ya se han producido dos de las tres posibilidades para la conversión anticipada, la siguiente será en Agosto.

En la conversión de Junio, un «conocido» inversor ha sufrido pérdidas del 60 % de su inversión, mitigadas por los intereses cobrados hasta la fecha, con la consecuencia de dejar las pérdidas en casi un 40 % de los ahorros que los minoritarios hayan invertido.

 

 

 


 

 

Este es el ejemplo de pérdidas con convertibles del Santander:

 

Información Invertia.com: «Según información recabada en la Bolsa de Londres, Matutes (Ibiza, 1931), empresario y político además de banquero, ha canjeado 80 valores Santander por 30.188 acciones. Cada valor tiene un nominal de 5.000 euros, lo que quiere decir que invirtió 400.000 euros en la emisión del grupo. La entidad que preside Emilio Botín realizó la emisión en 2007 para captar recursos con los que digerir la compra de Banco Real (ABN Amro).

Esas acciones valen ahora unos 159.000 euros, lo que quiere decir que el ibicenco ha perdido el 60% de lo invertido menos los intereses cobrados, que en este caso se sitúan en torno a 94.000 euros. Así, las pérdidas se reducen del 60 al 36,8%. Éstas son latentes, ya que a cambio de los bonos se reciben acciones que podrían subir si mejora el mercado. O caer. Al menos, sirven para compensar plusvalías en la declaración del IRPF.

El canje es a un precio de 13,25 euros, frente a los 5,25 euros a los que cotiza Santander en este momento. La entidad cántabra abrió la posibilidad de adelantar la conversión durante los quince días naturales anteriores al 4 de junio, julio, agosto y septiembre. La obligatoria es el 4 de octubre de este año.

Otras entidades como Popular han ofrecido alguna solución a sus clientes para que dilaten la asunción de pérdidas en el tiempo. Alfredo Sáenz, consejero delegado, insistió en abril que aquel que apostó por losconvertibles “compró acciones a plazo, y por el camino obtuvo rentabilidad”. El ejecutivo entendió las “quejas de cuando no se gana dinero”, aunque añadió que “no tiene por qué ser una mala operación”. “Así se vendió”.

“Queremos dejar claro que la conversión la vamos a hacer, que quede claro en los mercados, el capital va a aumentar, en acciones del banco de acuerdo con las condiciones de la emisión”, explicó Alfredo Sáenz en esa cita con la prensa. “No tenemos ningún plan de compensación, igual que el accionista ha perdido en la cotización, lo mismo le ocurre a los Valores Santander”.

El caso de los convertibles es otro de tantos que ha enardecido a los clientes de banca en España. La salida a Bolsa de Bankia se realizó a 3,75 euros por acción y ha atrapado a cerca de 400.000 clientes, ya que los títulos operan por debajo del euro. Las preferentes son otro tema candente. Incluso el ministro de Economía, Luis de Guindos, señaló hace pocos días que nunca se tenían que haber vendido entre clientes

 

 

 

 

 

 

 

[audiotube url=»http://www.youtube.com/watch?v=dlu32SOtLgU» caption=»Buddy Hollly.- Love is strange»]

 

 

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

2 Comments

Israel Mármol

Buenas tardes

En mi opinión hay un error en el cáculo de las pérdidas, error que se repite en los cálculos e incluso en las sentencias en que se falla a favor de los que contrataron preferentes.

Las convertibles se vendieron como productos de renta fija y por tanto el inversor esperaba una rentabilidad determinada por una imposición sin riesgo. En su lugar le ofrecieron una inversión compleja y con riesgo y con un diferencial de rentabilidad que debía compensar tal riesgo.

Mi argumento es que sólo se pueden considerar como «recuperación de la inversión» y deducirlo a la hora de calcular las pérdidas al diferencial recibido con respecto al activo con riesgo.

En julio de 2,007 el Tesoro colocó bonos a cinco años, vencimiento 2,012, al 4,489%. Si las convertibles del Santander han rentado un 7% (digamos) lo que he recibido extra es el 2,5% de diferencia, el 4,5% (redondeado) de los bonos lo tenía asegurado en ellos.

Por tanto, si invertí €100,000 y he recibido el 7% anual (supongamos fijo) y ahora recupero €40,000 en acciones, sólo tendría que sumar €2,500 por año, €12,500 a los €40,000 para decir que tengo €52,500 y he perdido €47,500.

Si no lo hago así el argumento es que permitiría al banco disponer de mi dinero al 0% durante cinco años, lo cual es un enriquecimiento injusto.

Creo que se ve mejor en la sentencia 00105/2011 sobre preferentes: http://abusosbancarios.blogspot.com.es/2011/06/sentencia-sobre-la-obligacion-de.html

Condenan al banco a devolver los €58,000 invertidos por la clienta, minorados en los rendimientos recibidos por ella desde que contrató la inversión. En este caso le están diciendo al banco que no debía pagar nada por el depósito de €58,000 durante cinco años. En realidad deberían haber considerado cual era la rentabilidad de un bono o un depósito a ese plazo y considerar como efectivamente recibido por la cliente el diferencial por exceso, lo que hubiera recibido de más por el hecho de tener preferentes que por tener un depósito.

Reply
Israel Mármol

En el ejemplo me parece que hay un error al considerar el total de los rendimientos recibidos a la hora de sumarlos al capital recuperado para calcular la pérdida asumida. En mi opinión sólo se debería considerar el exceso de remuneración sobre el activo sin riesgo.

El ejemplo creo que se entiende mejor con la sentencia 00105/2011 de la Audiencia de Murcia sobre preferentes: ( http://abusosbancarios.blogspot.com.es/2011/06/sentencia-sobre-la-obligacion-de.html)

Si yo acudí a la oficina bancaria a por un depósito a cinco años que me podía rentar un 4,5% y me colocaron una preferente que rentaba el 7% yo no me he beneficiado incorrectamente por un 7%. Lo he hecho solo por la diferencia entre el rendimiento normal del activo sin riesgo y el aumentado de la preferente, que debía remunerar el mayor riesgo asumido y demás desventajas. Pero si resulta que anulan el contrato y me tienen que devolver el dinero, tengo todo el derecho a esperar una remuneración por el tiempo que el banco lo ha disfrutado, en este caso al 4,5%. Si no se reconoce así el banco obtiene un enriquecimiento injusto por haver dispuesto de mi dinero cinco años sin contraprestación.

Quiero decir, en el caso de las convertibles los bonos a cinco años el 7 de julio de 2,007 estaban sólo un poco por debajo del 4,5%. Podría haber obtenido €45 por €1,000 depositados en ellos. Si compré preferentes el beneficio y ahora me dan acciones por €400 le debo sumar sólo €125 para ver que tengo €525 y he perdido €475. Los €45 anuales que he recibido es la remuneración normal que hubiera obtenido por mi dinero y debe quedar fuera de la ecuación.

De no hacerlo así, repito, el banco habrá disfrutado de mi dinero durante cinco años sin contraprestación.

Otra cosa es que puestos a negociar prefiera recuperar sólo mis €1,000 y restarles los rendimientos que seguir peleando a ver si también los recibo, o no. Pero técnicamente el cálculo creo que es erróneo según se plantea

Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*