Por Madigan

Australia ha capeado la crisis financiera mundial mejor que la mayoría de economías desarrolladas. Los factores que explican principalmente ese buen comportamiento son, además de una sólida gestión económica, la extraordinaria riqueza de recursos naturales del país.


Los fuertes vínculos económicos con Asia han impulsado el crecimiento a través de la demanda de exportaciones de materias primas. China es el mayor mercado de exportación de Australia, representa el 25% del total de sus exportaciones. Japón, Corea e India son también mercados muy importantes para Australia. Los altos precios de las materias primas han permitido a Australia convertirse en uno de los mayores exportadores mundiales de carbón y mineral de hierro.

La desaceleración de la demanda china preocupa en Australia, donde se sigue con la máxima expectación la evolución del gigante asiático, especialmente los cambios que impondrá a la economía la nueva dirección del Partido Comunista Chino.

Por otra parte, los precios del mineral de hierro han caído. La situación de la economía global ha reducido la demanda de los minerales australianos, provocado una caída en los precios de las materias primas. Algunos expertos atribuyen la bajada a la reducción de la demanda china, mientras que los más optimistas lo ven como una cuestión coyuntural que responde a la estrategia de liquidación de existencia llevada a cabo por las empresas chinas.

Por ahora, la economía australiana se mantiene firme. El PIB real creció 4,3% en el primer trimestre de 2012, lo que supone una aceleración del 2,7% respecto del trimestre anterior. No obstante, esta expansión oculta áreas de especial debilidad en los estados del este, que no están enfocados en la minería y en los sectores no mineros.

¿Puede llegar el mal holandés a Australia?

En los años sesenta se descubrieron en Holanda importantes yacimientos de gas natural. El consiguiente incremento de las exportaciones de gas provocó una masiva entrada de divisas en el país, lo que llevó a la apreciación de la moneda holandesa. Dicha apreciación llegó a niveles muy altos, poniendo en peligro la competitividad del país en cuanto al resto de bienes exportables. De ahí que tras un período de notable crecimiento, el país sufriera un proceso de desindustrialización y su economía dependiese en exceso de las oscilaciones del precio de exportación del gas natural.

En Australia, todo gira alrededor de la minería. El sector financiero se ha desarrollado gracias a la entrada de divisas provocada por las exportaciones de minerales. Un colapso en los precios de los recursos minerales y la posible desaceleración china podrían dar lugar a fuertes presiones a la baja en la trayectoria de crecimiento de Australia.

En el próximo post analizaremos la probabilidad de que ocurran tales sucesos.

[audiotube url=»http://www.youtube.com/watch?v=kPWaH2PTk0k» caption=»Islands- Can ´t feel my face»]

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*