El lío está asegurado y la judicialización del problema también. Para entender la dimensión del desastre escogeremos el ejemplo de la entidad Banco Mare Nostrum. 

Hace unos meses esta entidad ofreció un canje a los titulares de preferentes y deuda subordinada por el que ofreció a los particulares convertir esos productos en depósitos con la obligación de permanecer cuatro años en la entidad. Este canje ha finalizado este mes de septiembre y ha sido ahora cuando Olivar Wyman ha estipulado que la entidad tiene una necesidades de capital de unos 2.000 millones de euros.


Si BMN no consigue un inversor privado en las próximas semanas, la entidad será intervenida y por consiguiente los titulares de preferentes y deuda subordinada deberán obligatoriamente contribuir a sanear el banco y sufrirán cuantiosas pérdidas.

Resulta que no solamente los clientes minoristas adquirieron estos productos, también los inversores institucionales están atrapados.

Pues bien, ahora son éstos los que han sacado el «hacha de guerra», poniendo en tela de juicio el tratamiento discriminatorio a favor de los clientes particulares.

Resulta totalmente comprensible el grito en el cielo de estos fondos de inversión. Si BMN acaba sufriendo una reestructuración o liquidación ordenada, existen unos mecanismos que evitan que existan trato a favor a unos acreedores en perjuicio de otros. Resulta que semanas antes de determinar que BMN necesita 2.000 millones de euros, la CNMV autoriza un canje en perjuicio del resto de acreedores.

En mi opinión este canje será rescindido y todos los particulares que firmaron volverán a al situación anterior, esto es, a ser titulares de preferentes o deuda subordinada.

Hoy el diario Expansión, publica la noticia de la disconformidad que ha comenzado a mostrar los inversores institucionales con todos los canjes que se han llevado a cabo en los últimos meses, sin descartar medidas legales antes dicha discriminación,

«Nunca llueve a gusto de todos. Los canjes de preferentes y deuda subordinada que han realizado en los últimos meses las entidades españolas han generado un gran malestar entre algunos inversores institucionales. Consideran que los clientes particulares están recibiendo un trato preferencial y ya han empezado a mostrar su disconformidad al Banco de España y la CNMV. No descartan tomar medidas legales, para lo que ya se han puesto en contacto con varios bufetes de abogados.

Las protestas giran principalmente en torno a los canjes propuestos por los grupos de cajas, como BMN o Unnim, entre otros. Fuentes financieras explican que estas entidades han limitado a los particulares las ofertas de conversión de las preferentes o subordinadas por orden del Banco de España, y que se justifican porque buscan compenar su mala comercialización.

Más allá de las causas, los institucionales consideran que están siendo discriminados. «Establecer distintos precios para una misma emisión supone una discriminación grave para el partícipe de fondos que, en muchos casos, es un inversor tan particular como el que entra a una oficina bancaria para comprar preferentes», señalan desde el sector financiero.

Entre los principales inversores molestos con los canjes destacan las gestoras de las cajas y las aseguradoras.

Una de las operaciones que más malestar ha creado entre estos inversores es el canje de preferentes y subordinadas de BMN. Este grupo ofreció a sus inversores convertir el 100% de su dinero en estas emisiones por depósitos a cuatro años a un interés de entre el 2% y el 2,65%.

«El canje concluyó a finales de septiembre, justo cuando se conocía que Oliver Wyman fija unas necesidades de capital de 2.200 millones. El Banco de España y la CNMV han permitido hacer esto en perjuicio de los instituciones», explican fuentes financieras.

El temor de estos inversores es que BMN necesite apoyo público y, para ello, tenga que aplicar una quita en las preferentes y subordinadas de las que son titulares. Además, se quejan de que los fondos y sicav (sociedades de inversión de capital variable) tienen que valorar a precio de mercado estas emisiones, con el perjuicio para los particulares que han reembolsado su capital en los últimos meses.

Mientras, inversores institucionales de las preferentes de Unnim también han expresado su disconformidad con la propuesta de canje por acciones de BBVA, al 95% del valor nominal, sólo para clientes particulares.

Varios inversores profesionales estudian medidas legales contra los canjes de las cajas

Las entidades han limitado sus ofertas a los particulares por indicación del Banco de España.»

 
 

[audiotube url=»http://www.youtube.com/watch?v=a8uOnfpcxpU» caption=»Oasis- Stop crying your heart out «]

Comparte este post en:

¿Tienes alguna duda? Envíanos un correo y contactaremos contigo de inmediato. Consulta aquí

Written by carlos guerrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*